Saltar al contenido
Lana merino XXL

Cómo lavar una manta de lana virgen

Las mantas de lana virgen son delicadas y necesitan un cuidado especial. Es importante lavar la manta correctamente y este artículo te mostrará cómo hacerlo.

Cómo lavar lana virgen

La lana virgen es una fibra natural que proviene de las ovejas. Es la forma cruda de la lana y no tiene productos químicos ni tratamientos añadidos. También se conoce como lana sin procesar.

La lana virgen pura es extremadamente delicada, porque no contiene otras fibras que puedan salvarla del encogimiento.

El lavado de lana virgen es un tipo de lavado más suave que no elimina los aceites naturales de la tela.

Importante: Antes de lavar la manta
Comprueba leyendo la etiqueta, si la manta de pura lana virgen se puede lavar en lavadora o se debe lavar exclusivamente a mano

Cómo lavar una manta de lana en la lavadora

Incluso si no tiene un ciclo de ‘lana’, tu lavadora probablemente tenga una función ‘delicada’ o ‘lavado a mano’ que puedes usar en su lugar.

Lo más importante que debes hacer antes de lavar tu manta de lana en la máquina es verificar la etiqueta de cuidado del fabricante. Esto te dará detalles del método recomendado para el lavado y cuidado tu manta.

Si la manta se puede lavar en lavadora esto es lo que hay que hacer:

Antes de introducir la manta en la lavadora: Frota suavemente una pequeña cantidad de detergente suave Woolite en tu mano y aplícalo en la manta para eliminar la suciedad o las manchas residuales de la lana.

  • Añade el detergente a la lavadora y establece un programa adecuado para lana o prendas delicadas.
  • En las lavadoras modernas casi siempre hay una preselección pero si falta, elige la más delicada y selecciona una temperatura máxima de 30 °C.
  • Si quieres asegurarte de que la manta saldrá realmente limpia, añade un poco de bicarbonato de sodio antes de comenzar el ciclo de lavado.
  • Si puedes, excluye también el centrifugado que, además de la temperatura del agua, es la otra responsable del afieltrado de la lana.

Cómo lavar a mano una manta de lana virgen

El paso más importante del proceso de lavar a mano la manta, es tratar previamente cualquier mancha o derrame. Esto debes hacerlo antes de lavar la lana, ya que no podrás quitarla una vez que esté en el agua.

  • Vierte agua tibia en un recipiente lo suficientemente grande, para que la manta quede sumergida.
  • Añade el detergente especial para lana virgen.
  • Pon la manta en el recipiente y déjala en remojo durante aproximadamente 1 hora.
  • Muévela ligeramente para eliminar la suciedad.
  • Enjuágala con agua tibia y escúrrela suavemente sin retorcerla.

La lana virgen o sin lavar se puede limpiar con un paño húmedo, agua y jabón o con una aspiradora con accesorio para tapicería.  No use una aspiradora con aire caliente ya que esto dañará la tela.

También te puede interesar: